Decisión 5 (54) sobre el Sudán : Sudan. 03/19/1999.
A/54/18,para.21(5). (Decision)

Convention Abbreviation: CERD
COMITÉ PARA LA ELIMINACIÓN DE
LA DISCRIMINACIÓN RACIAL
54º período de sesiones



Decisión 5 (54) sobre el Sudán



1. Actuando con arreglo a su procedimiento de urgencia y de alerta temprana, el Comité decidió, en su 1303ª sesión, celebrada el 21 de agosto de 1998 (véase CERD/C/SR.1303), examinar la situación en el Sudán en su 54º período de sesiones. Concretamente, el Comité expresó preocupación por la situación de los derechos humanos en el Sudán que, según numerosos informes, seguía empeorando. El Comité expresa su reconocimiento por el diálogo mantenido con el Estado parte en su 1329ª sesión (véase CERD/C/SR.1329).

2. El Comité observa que en el Sudán las cuestiones étnicas, religiosas y culturales están íntimamente vinculadas y que la compleja relación existente entre ellas en gran parte exacerba el conflicto civil actual.

3. Puesto que la guerra civil en el territorio del Estado parte, que ya lleva 16 años, ha causado la muerte de 1,9 millones de personas desde 1983, el Comité expresa preocupación por los aspectos étnicos del conflicto.

4. El Comité está profundamente preocupado por los numerosos informes que indican que todas las partes en el conflicto armado han perpetrado ataques contra poblaciones civiles de otros orígenes étnicos, incluidas ejecuciones sumarias, la destrucción maliciosa y militarmente injustificada de bienes de civiles, el desvío de suministros de socorro y el reclutamiento forzoso de niños soldados. Además, preocupan al Comité los informes según los cuales el Estado parte ha atacado regularmente con bombas objetivos no militares.

5. El Comité sigue expresando profunda preocupación por los informes de abusos graves cometidos contra minorías étnicas en las montañas Nuba de la región central del Sudán, situación que el Comité calificó de “un vasto programa de depuración étnica” (A/48/18, párr. 107) en un informe anterior sobre el Sudán. También se expresó preocupación por el papel que cumplía el Estado parte en el conflicto que se había desatado en el Darfur.

6. El Comité observa que el Estado parte declaró una cesación del fuego en julio de 1998 para algunas regiones asoladas por el hambre en la zona de guerra. El Comité expresa satisfacción por los informes que indican que en enero de 1999 esta cesación del fuego se prorrogó por un nuevo período de tres meses.

7. El Comité también expresa profunda preocupación por informes provenientes del UNICEF que indican que se ha esclavizado a miles de sudaneses de distintos orígenes étnicos, la mayoría mujeres y niños secuestrados por milicias armadas que operan en partes del país controladas por el Gobierno. El Comité celebra las intenciones recientemente anunciadas por el Estado parte de enjuiciar a quienes practican la trata de esclavos y espera que el Estado parte adopte medidas inmediatas y eficaces para lograr la libertad de todos los esclavizados.

8. El Comité celebra que en 1998 se haya aprobado una nueva Constitución mediante un referéndum nacional, aunque expresa preocupación por el hecho de que los sudaneses del sur del país no han participado en el proceso de referéndum, así como por los informes que indican que se ha arrestado a abogados, sindicalistas y otros activistas que cuestionaron el proceso de aprobación de la Constitución. Además, el Comité lamenta que no se hayan respetado en la práctica los derechos fundamentales consagrados tanto en la Constitución como en anteriores decretos de 1993 sobre derechos humanos.

9. Por consiguiente, al continuar la crisis de derechos humanos, este Comité insta al Estado parte a que adopte las siguientes medidas para cumplir con las obligaciones dimanantes de tratados en relación con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial:

a) Aplicar de inmediato medidas eficaces para garantizar a todos los sudaneses, sin distinción, la libertad de religión, opinión, expresión y asociación; el derecho a la seguridad personal y a la protección por el Estado contra todo acto de violencia o atentando contra la integridad personal; el derecho a estudiar y comunicarse en un idioma de su elección, y el derecho a gozar de su propia cultura sin injerencia alguna;

b) Respetar sus obligaciones con arreglo al derecho humanitario, en particular el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra, de 12 de agosto de 1949, y el derecho internacional consuetudinario aplicable a los conflictos armados internos;

c) Garantizar que sus fuerzas policiales y de seguridad, y las fuerzas de defensa paramilitares o civiles que actúan con el apoyo del Gobierno o bajo el mando militar sudanés respeten los derechos humanos y el derecho humanitario, incluidas las disposiciones de la Convención, y que se enjuicie a todos los responsables de las violaciones de cualesquiera obligaciones en ella establecidas;

d) Adoptar medidas eficaces de protección de las comunidades desplazadas en el interior del territorio del Estado parte y abordar los problemas relacionados con el desplazamiento de sectores importantes de la población del país debido a la guerra. El Estado parte debería considerar la aplicación de las disposiciones de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos (E/CN.4/1998/53/Add.2) formulados por el Representante Especial del Secretario General encargado de la cuestión de los desplazados internos. En particular, el Estado parte debería reconocer que todos los desplazados tienen el derecho de regresar libremente a sus lugares de origen en condiciones de seguridad y que, a su regreso, tienen derecho a recuperar los bienes de que fueron desposeídos en el transcurso del conflicto y a participar en condiciones de igualdad en los asuntos públicos;

e) Iniciar una campaña de educación pública que fomente la tolerancia respecto de la diversidad étnica, cultural y religiosa.

10. El Comité acoge con beneplácito la declaración del representante del Estado parte en la que reconoció el derecho del pueblo del sur del país a la libre determinación.

1332ª sesión
19 de marzo de 1999

©1996-2001
Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights
Geneva, Switzerland